lunes, 5 de octubre de 2015

LA CARA OCULTA DEL MISTERIO (2010) Y CRÓNICAS DE MAGONIA (2012), DE LUIS ALFONSO GÁMEZ. PREDICAR EL ESCEPTICISMO.

España es un país que, en algunos aspectos, sigue perteneciendo a la Edad Media. Y no hablo de las creencias privadas, del auge de las supersticiones de todo tipo, sino de la actuación de estamentos oficiales en un país cuya constitución proclama la aconfesionalidad del Estado. Se trata de declaraciones de ministros encomendando su política a la Virgen del Rocío, de otros que condecoran a imágenes por sus méritos, como si se tratara de personas o, más grave aún, confesiones religiosas exentas de impuestos fundamentales y que pueden inscribir propiedades inmuebles a su nombre casi a voluntad. Que todo esto, junto a las enormes audiencias que consiguen los programas dedicados a lo paranormal, esté normalizado en nuestra sociedad, es sobre todo una cuestión de educación, o más bien de falta de ella. Todavía existe un gran porcentaje de gente que ni siquiera entiende que nuestro planeta no es el centro del Universo, aunque en realidad estos temas no interesen demasiado. Pocos son los que reflexionan acerca de las creencias más generalizadas y utilizan los mecanismos que la ciencia tiene dispuestos para dotar a la realidad de explicaciones racionales. Es evidente que son muchísimos los misterios que nos quedan por desentrañar, pero eso no quiere decir que por ello tengan una explicación sobrenatural.

Luis Alfonso Gámez es, entre otras muchas cosas, el autor de un blog imprescindible, llamado Magonia, donde se intenta fomentar el escepticismo y el pensamiento crítico, un ingrediente necesario para el progreso de cualquier sociedad. Él mismo refrenda estas ideas en una entrevista publicada por el blog Hipótesis:

"Creo que un mundo regido por reglas del juego laicas sería mejor. El pilar fundamental deberían ser los derechos humanos y éstos incluyen la libertad religiosa, un descubrimiento laico porque, si algo caracteriza a las religiones, es la intolerancia entre ellas y para quienes no profesan credo alguno. Muchos escépticos consideramos que la mejor filosofía para nuestra especie sería el llamado humanismo secular, que confía en el uso de la razón y el pensamiento crítico para la resolución de problemas, construye su entramado ético sin necesidad de divinidades ni otros mundos, aboga por la democracia y los derechos civiles de todos los seres humanos."

La cara oculta del misterio y Crónicas de Magonia recogen los textos que Gámez escribió para el diario El Correo. Se trata de artículos de pequeño formato, en los que el periodista expone los orígenes y explicaciones racionales de diferentes creencias populares, más o menos generalizadas: los ovnis, la criptozoología, los fantasmas, los milagros o las interpretaciones mágicas del pasado. Se trata de una tarea complicada, puesto que, a día de hoy, los divulgadores de lo paranormal (sin contar entre ellos a los dirigentes de las religiones más o menos oficiales) cuentan con una repercusión infinitamente más amplia que los escépticos. Revertir esta tendencia es difícil, sobre todo porque las explicaciones fantásticas de los fenómenos naturales y las teorías conspirativas suelen ser más seductoras que las científicas. No obstante, es bueno tener acceso a esta munición defensiva para combatir los argumentos más falaces de los amantes del misterio. La frase de David Hume sigue tan vigente hoy como en el siglo XVIII: "Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias".   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada