domingo, 6 de julio de 2014

LA REALIDAD OCULTA (2011), DE BRIAN GREENE. EL MULTIVERSO ELEGANTE.

Aunque ya me habían llamado la atención algunos de los libros de Brian Greene, he de confesar que el impulso de leer uno de ellos me ha venido por el cameo que realizó el científico en uno de los episodios de la divertidísima serie The Big Bang Theory, en la que se interpretaba a sí mismo presentando este mismo ensayo. Pero anécdotas aparte, lo que propone este texto es algo de lo que estamos oyendo hablar desde hace tiempo y que tiene unas implicaciones increíbles: la posibilidad teórica de la existencia de universos paralelos al nuestro, quizá en número infinito.

Bien es cierto que al hablar de estas posibilidades, incluso el método científico no resulta suficiente a la hora de verificar su autenticidad, ya que, como bien sabemos, si el acceso que poseemos a día de hoy a nuestro propio universo es limitado, asomarnos a otros es una misión imposible. Pero la tarea del científico consiste en especular, en teorizar matemáticamente lo quizá algún día pueda probarse. La verdad es que todas estas teorías no hacen sino dejar al hombre en un lugar aún más insignificante. Uno puede salir al campo y mirar las estrellas en una noche clara pensando en que la inmensidad de lo que está contemplando no es más que una pequeña fracción de su propia galaxia y que en el universo existen miles de millones más como ella y que quizá este universo se repita en diversas versiones hasta el infinito. Ante estas ideas, uno no sabe si maravillarse u horrorizarse. Las estrellas de ahí arriba pesan mucho más de lo que creíamos.

En La realidad oculta el doctor Greene repasa las distintas posibilidades teóricas del multiverso: las que especulan con un universo mosaico (nuestro propio universo infinito, en el que necesariamente han de repetirse infinitamente todas las cosas), las que apuestan por universos-burbuja, el multiverso brana en el que, estableciendo una comparación un poco prosaica, los universos se sucederían entre sí como rebanadas unidas en una gran barra de pan. Nosotros no podríamos salir de nuestra brana, pero quizá sí sería posible captar las señales de existencia de las otras branas, a través de su fuerza gravitatoria. Otras se basan en la teoría de cuerdas a través de la especulación (o la certeza) de la existencia de dimensiones desconocidas que darían lugar a universos-burbuja. Las más fascinantes tienen más que ver con la ciencia-ficción que con pruebas científicas. La del universo holográfico consistiría en que nuestra existencia no es más que el reflejo de los hechos que están sucediendo en un universo paralelo. Y la del multiverso simulado se referiría a la posibilidad de que no seamos más que una simulación por ordenador realizada por una inteligencia superior capacitada para crear inteligencia artificial. Hasta hay quien asegura que esta posibilidad es la más probable, dado que si el hombre alguna vez es capaz de esta hazaña - y probablemente algún día seamos capaces - serán muchos más los universos artificiales dotados de vida inteligente que los reales. Aunque, después de todo esto ¿quién puede asegurar lo que es la realidad?

Lo mejor de la lectura de este libro es que Brian Greene se ha esforzado en dotarlo de un lenguaje clarificador y metafórico para explicar teorías muy complejas. Esto no es suficiente para que un profano como yo a veces se pierda en los pasajes más intrincados, pero basta para darme una idea bastante completa de los caminos actuales de la astrofísica. Se ve que el autor se ha divertido bastante escribiéndolo y que disfruta con la divulgación científica, como prueban sus propias palabras:

"Me encanta la posibilidad de que existan copias de la Tierra en los confines lejanos del espacio, o que nuestro universo sea una de las muchas burbujas en un cosmos de inflación, o que vivamos en una de las muchas mundobranas que constituyen una barra de pan cósmica gigante. No se puede negar que éstas sean ideas provocativas y atractivas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario